La historia de un reencuentro

(Octubre, Nicaragua) Una guerra cambia el ciclo de la gente y de un país por completo, lo que se ve en las gráficas de población sobre el envejecimiento, el boom de la natalidad después de un gran drama lo he conocido a través de Don Blas. La historia de Don Blas puede ser la de cualquiera que se reencuentre con su pareja después de la guerra. Tiene el pelo blanco, unos preciosos ojos verdosos, es blanco de piel y por lo tanto contrasta con el resto de habitantes de Nueva Segovia, todos de piel chocolate. Entre el paisaje lleno de plataneros, plantas de café y de maíz se sienta en el porche de su casa y se pone a hablar conmigo y con Alba.

CIMG7921CIMG7916

Le pregunto como es posible que tenga una hija de 29 años si tiene 87 años. Me explica que es fruto de un pasional reencuentro cuando el andaba en la guerra del 80 en Nicaragua: “ya no podía aguantar más sin ver a mi querida esposa”.

Un día por la noche fue a su casa con 24 hombres armados, que le acompañaban, para protegerle, se escapó solamente para ver a su esposa. Entró en su habitación por la noche y fueron tantas las ganas de estar juntos que en ese pasional reencuentro engendraron a su hija, hoy ella es fruto de la guerra y parte activa de la política del país.

Su historia puede ser escrita en letras mayúsculas, representa la de tantos otros que un día cogieron las armas pensando en la libertad del pueblo.

CIMG7932CIMG7937

(Entrega de colchón y silla de ruedas)

Estos días viajo a las 17 comunidades rurales de Ciudad Antigua, aquí cada acto que se hace de entrega de alimentos, materiales escolares, de comida es un acto a favor del gobierno local, donde en cada ocasión se canta el himno del país. Hoy he visitado Zapatoste, Magdalena I y Magdalena II. Mañana voy por diferentes comunidades dando clase, me pregunto si la pobreza en el mundo se puede erradicar…

CIMG7927CIMG7942

Si los niños sin zapatos que andan por las montañas de las comunidades rurales de Nicaragua podrán realmente algún día alejarse de las comunidades y tener un buen puesto de trabajo. La conversación con Don Blas da la respuesta: -Nicaragua tiene la suerte de ser un país joven, muy joven… con muchos niños y estos son el futuro!-.

CIMG7930CIMG7929

De aquí la importancia de la educación y la llegada de las escuelas hasta las zonas rurales. Pero existe un problema y son las aulas de multigrado donde una chica de 14 años convive con niños de seis años en la misma clase, además de los caminos imposibles para acceder a las comunidades, (en algunas se tiene que caminar hasta tres horas para poder llegar) y después la dificultad de poder asistir a las clases de educación secundaria, que sólo se dan en una comunidad y en Ciudad Antigua.  Por lo tanto no todos los niños de las comunidades rurales tendrán esa oportunidad.